domingo, 5 de octubre de 2008

Querido diario: odio los sueños.

Querido diario, aún no me explico muy bien cómo fue, ni por qué tuvo que suceder; pero algo en mí me dice que no fue por casualidad. Te lo explicaré:

Un sueño, un estúpido sueño. Sigo sin comprender por qué me afectó tanto soñar con él.
Quizás porque no me lo esperaba, o porque una parte de mí se negaba a reconocer esa verdad que había albergado esperanzas en mi subconsciente durante tantos años; y yo sin saberlo.

Era un baile.
Guirnaldas de seda y lucecitas blancas decoraban el jardín, como si de pequeñas libélulas revoloteando por todos lados se tratase. Mil pétalos se dejaban caer sobre mi rostro de expresión afectada. ¡Por qué me torturaba de ese modo! Él permanecía allí, inmune a cualquier rumor que hablara sobre nosotros pudiendo afectar nuestra amistad, bailando con su pareja cuya cara nunca alcancé a ver.

-Que no se acerque a mí-dije yo. Margareth me dedicó una de sus sonrisitas- no quiero bailar con él.
-No te lo pedirá. Mira, tiene pareja.

Su respuesta no podría haber sido más oportuna, ni mis gestos menos discretos. Al pronunciar aquellas palabras, algo en él se percató de mi presencia y, abandonando a aquella chica misteriosa, buscó mis ojos entre la multitud, atrapándome con su estúpida sonrisa.
No recuerdo exactamente qué me dijo, tan sólo sé que sus palabras fueron las más tranquilizadoras. «Él estaba completamente seguro de sus sentimientos, pero necesitaba conocer los míos y así decidirse al fin.»
Ambos enrojecimos al instante, lanzando tímidas sonrisas al aire.

Y así, querido diario, acabó mi sueño. No dejo de pensar en él sabiendo que no puedo verle, tocarle o simplemente sentir su mirada sobre mí. Ya no puedo ruborizarme al recordar junto a él viejos pasajes de nuestra infancia. No dejo de imaginar el momento en que nuestros caminos se vuelvan a cruzar. Quizás sea dentro de un año, o quizás dentro de dos, no lo sé; pero nunca pierdo la esperanza porque, desde ese día, sé que le quiero y que ya nada volverá a separarme de él.

Sarah.


19 Comments:

Lorena said...

Muy bonito!
Veo que me sigue gustando lo que escribes y como lo haces :)
Tendré que pasarme más a menudo!

Un besoo.

CacahueteAzul said...

Qué potito!
=)
Me encanta cómo escribes. Te pasas?
:D

Cacahuete A z u l.

Kim said...

Jo també vull somiar coses d'aquestes, hostia. ¬¬
Llástima que només sigui un somni. Sí, supós que ho preferesc a sa realitat. xD

I bé, en realitat sempre pos es nom de n'Amy en tot el que escric perquè es el nom del meu subconscient. Sí, has llegit bé u.u Sé que és una tonteria posar-li noms al subconscents, pero com el meu funciona com li dona la gana... xD
A lo millor el seu nom quedarà grabat a cualque novel·la, pero no n'estic segura del tot.
Petons!

Daniel said...

Muchas gracias por tu comentario.
Ha sido un gusto tu visita.
Eres bienvemida cuando quieras.

Te dejo un abrazo.
Dani..

Juan Antonio said...

Desde el hechizante blog de Nébula aterrizo aquí.

Exquisito. Ha sido un placer visitarte.

saudade said...

Gracias preciosa!
Me ha gustado este blog... Ahora iré a ver el otro que tienes :)

Un beso :)!

Javier said...

Mientras tejen telarañas las agujas del reloj.

Fernando said...

Mientras nos conste lo tramposos y falsos que son, no merece la pena odiarlos.
Como dijo el poeta, sueños son.
Un saludo.

Luli said...

Estás hecha toda una artista =)

Cuánta razón tienes.

Besazzos

Pin y Pon said...

Marta, soy Creao del foro.
La verdad esque me ha encantado este relato, de verdad.

Un besito :)

•Laura Avellaneda• said...

Estás igual que yo, como en el final de la mi poesía, conservando la esperanza de tener otra oportunidad para volver a a escribir la historia.

¡Qué bellos que son los zapatitos!
¿Servirán para bailar tango?

•Laura Avellaneda• said...

Ups, me confundí.No es la poesía que firmaste la que termina parecido, sino la anterior.

•Laura Avellaneda• said...

Hay algo nuevo en el blog de Amélie!

http://elvalsdeamelie.blogspot.com

La sonrisa de Hiperión said...

Yo odio os sueños, siempre que ean bonitos, como las películas americanas, del feo que consigue a la reina del baile. Porque al final te acabas despertando y acabas mirándote al espejo, y como jode el sueño....
Saludos!

quenospillelalluviacantandoalasfarolas said...

me encanta este blog!
lo tienes precioso
y todo lo que escribes (L'

Un besito guapa
espero que no te importe que me pase

Dédalus said...

Es curioso, yo sólo sueño con vivir despierto.

Buena entrada, amiga. La de tu blog y la que espero tengas mañana, en el próximo año.

Un beso!

AAN said...

Se te pasará, linda, ya lo verás. En dos meses ni te acordarás de su nombre ;)

Daniel said...

Sólo pasaba a saludarte
Y dejarte mi abrazo.
Dani..

Daniel said...

Sólo pasaba a desearte
Unas felices fiestas
Y que la dicha nunca
Suelte tus manos.

Un abrazo
De corazón a corazón.
Dani..